"Lo que realmente hoy mueve a las jóvenes generaciones es la visión del futuro".- Entrevista a Ángel Sánchez de Novaschool por Belén Jurado, directora de ESESA IMF.

27 de diciembre de 2019

Compartir:
  • Fb
  • Tw
  • in
  • G+

Hace unos meses pusimos rumbo en ESESA IMF a un nuevo proyecto, y como no podía ser de otra forma apasionante por varios motivos, por lo que suponía y por las personas con las que íbamos a comenzar esta travesía, entre las que se encuentra nuestro protagonista de hoy, el profesor Ángel Sánchez.

Comenzamos a trabajar con el equipo pedagógico de Novaschool en una formación muy especial: dotar de contenidos y herramientas pedagógicas a formadores que no son docentes, pero sí que son brillantes profesionales. Empezamos a dar forma a lo que hoy se ha convertido en una realidad, formar a más de 50 voluntarios de la red de educadores de Edufinet que proporcionan educación financiera a alumnos de ESO y Bachillerato, un reto que nos ha permitido a todos disponer de herramientas y conocimientos de ámbito pedagógico para ser mejores docentes día a día.

Pero además, a mí me ha permitido descubrir a una brillante persona, que vive su profesión día a día con una entrega a sus alumnos que no podía imaginar, que hace de su trabajo su forma de vida descubriendo oportunidades de desarrollo, no solo para sus alumnos, sino para él en cada nuevo paso que da en las aulas. Conocer a Ángel ha sido una privilegio con el que espero poder seguir construyendo muchas cosas juntos.

Es Ingeniero informático por la Universidad de Granada (1988-1993). Tras 15 años de desarrollo profesional en el ámbito de la consultoría y los servicios tecnológicos alcanzando puestos directivos de alta responsabilidad, redirige su vida laboral hacia el mundo de la educación, su gran pasión. Cree en la tecnología como motor de cambio y como uno de los pilares de las nuevas e innovadoras metodologías de aprendizaje. Actualmente, y durante los últimos 10 años, desarrolla labores como profesor docente del departamento de ciencias exactas de secundaria y bachillerato en NovaSchool Añoreta y es coordinador docente del proyecto myAgora+ (plataforma educativa) en Grupo NovaSchool. Es experto en formación del profesorado en nuevas metodologías y aplicación de las TICs en el aula. Durante los últimos años ha realizado colaboraciones con ESESA IMF como profesor del curso de Innovación Pedagógica para formadores (2019-2020), como docente universitario y como ponente en clases magistrales sobre “Emprendimiento empresarial” en 5º de Ingeniería Informática.

 
De informático, a directivo en el sector IT, a docente ¿qué destacarías de cada una de estas etapas de tu vida profesional?

 

Parece que eso de reinventarse va conmigo. Desde muy jovencito desarrollé la habilidad de encontrar nuevas ilusiones y motivaciones cuando las circunstancias no estaban de cara (con 18 años no pude empezar a cumplir mi sueño de la infancia que era ser piloto de aviones, o con 23 años tuve que dejar el fútbol por una lesión importante en la rodilla). El caso es que no tengo ningún recuerdo de frustración, es más, los momentos de mi vida que recuerdo con más intensidad son justamente en los que he estado en plena transformación. Todo esto, extrapolado a mi vida laboral, da sentido a tantos cambios que he realizado.

Siempre he amado lo que he hecho, y lo he hecho lo mejor que he podido. De mi época de ingeniero informático me quedo con la fuerza de la juventud, el aprendizaje continuo y el creer que todo es posible. A mi época de directivo le debo el haber adquirido una gran experiencia, sobre todo en el liderazgo de personas, y un contacto directo con el mundo real y las claves que lo mueven. Y en mi actual época, dedicada a la docencia, estoy totalmente atrapado por el sentido de trascendencia que tiene todo aquello que hago a diario. Nada más y nada menos que estoy ayudando a hacerse mayores a jóvenes en un mundo hipercomplejo, y alguno de ellos van a dirigir este mundo mañana mismo.

Ángel Sánchez en la última edición de Edufinet Congress

 
Eres un aprendiz diario de tus alumnos ¿podrías decirnos que aprendes más como formador que como directivo tomando decisiones estratégicas? Sé que te pongo en un aprieto Ángel.

 

Simplemente sigo aprendiendo. No creo que lo que aprendo hoy del trabajo con mis alumnos sea diferente, cualitativamente, a lo que aprendía tomando decisiones empresariales o gestionando equipos de trabajo. Lo realmente importante es no dejar de aprender y sentirte bien haciéndolo. Tengo la suerte de que mis jefes han sido siempre para mí magníficas referencias, al igual que hoy tengo compañeros muy comprometidos que me muestran el camino. Pero es verdad que lo más importante es cuestionarte todos los días lo que estás haciendo y cómo puedes mejorarlo. Y esto sólo lo puedo aprender de mis alumnos, ellos son los que me inspiran. En el fondo se llama actitud y está al alcance de todos. Sólo se trata de querer.

 
¿Cuáles son los retos a los que nos enfrentamos como educadores de los líderes del futuro?

 

Estamos en un lío importante. En el fondo se trata de un “bendito” lío porque soy un convencido de que los cambios en los modelos de relación económicos, sociales y culturales que se han producido a nivel mundial en las últimas décadas, y que se siguen produciendo a diario, son muy positivos para la humanidad.

Lo que realmente hoy mueve y “hace sentir” a las jóvenes generaciones es la visión del futuro, y ya apenas les motivan, de hecho no les interesan, los planteamientos teóricos de antaño que justificaban los antiguos modelos de referencia. Parece que a los adultos nos está costando entender esta nueva realidad, y lo peor de todo es que a muchos profesores también. Sinceramente creo que se trata de miedo e inseguridad ante la necesidad de salir de la zona de confort. Soy muy crítico conmigo mismo por lo que me permito serlo también con mis colegas de profesión. La docencia ya no es cosa para cualquiera, no es suficiente con ser capaz de subirte a una tarima a contar lo mucho que sabes. Los educadores de hoy deben ser personas muy comprometidas, con gran formación y cultura, pero es de igual importancia que tengan la mente abierta, sean reflexivos, exigentes con ellos mismos y no tengan miedo a equivocarse, y que entiendan que para conseguir que sus alumnos se desarrollen sin límite, ellos son los primeros que deben hacerlo. Escuchar, apoyar, motivar y acompañar deben ser los significados principales de “enseñar”, y no es nada fácil. Se trata de ayudar a los jóvenes a que construyan su propio conocimiento y hagan cosas con él.

El proceso de transformación global ya no tiene vuelta atrás, es más, siempre estaremos en transformación continua y vertiginosa. Ayer mismo me crucé con un nuevo concepto, el de que los humanos nos vamos a convertir en “nómadas del conocimiento”. Esto me parece que lo resume todo. Cada día tendremos que interpretar una nueva realidad que nos permitirá dirigirnos a la siguiente. Los sistemas educativos están muy lejos de todo esto aún, pero estoy convencido de que es el momento de adaptarnos, es nuestro momento.

 
El alumno de hoy ¿en qué difiere del de hace unos años?

 

La diferencia radica principalmente en el lugar que le otorgamos. De ser considerado un elemento pasivo a la hora de diseñar los planes de estudio o definir las metodologías de enseñanza-aprendizaje, el alumno debe pasar a ser considerado como el actor principal, la razón y el sentido de todo el proceso formativo. Es muy importante que se rediseñe el sistema educativo teniéndolo en cuenta como ciudadano del presente, no como futuro adulto. Este es uno de los mayores problemas que nos encontramos. En los modelos antiguos de la sociedad industrial, aunque vigentes en muchos casos, el producto final derivado de todo el proceso educativo (el joven formado) no tenía por qué estar preparado hasta el final del proceso (hasta acabar su universidad). Hoy en día, la influencia de los jóvenes en las grandes decisiones de instituciones y empresas es cada vez mayor debido a las nuevas formas de relación, de acceder a la información o de participar en la economía. Y cada vez desde edades más tempranas. Esto es maravilloso porque no hay nada escrito de antemano y los alumnos pueden ir descubriendo poco a poco lo que realmente quieren ser. Pero desgraciadamente, una gran parte de los jóvenes actuales descubren sus verdaderas destrezas y pasiones fuera del colegio, cuando realmente tendría que ser en el colegio donde se deberían potenciar esas habilidades. De hecho, los alumnos son cada vez más conscientes de que su desarrollo emocional es tan importante como el cognitivo y de que van a estar aprendiendo toda la vida, por lo que necesitan disfrutar haciéndolo. Por mi propia experiencia puedo asegurar que la juventud actual es tremendamente brillante porque es capaz de utilizar la multitud de recursos que tienen a su disposición para expresar sus talentos. Lo que también puedo asegurar es que cada día entienden menos por qué tienen que dedicar gran parte de su tiempo a tareas que no les importan lo más mínimo, ni les van a valer para nada en la vida.

 
¿Cómo están incidiendo las nuevas tecnologías en el proceso de aprendizaje?

 

Sería absurdo pensar que las nuevas tecnologías no afectan a la forma de enseñar. Es más, es una de las razones principales por las que hay que cambiar el modelo de enseñanza. Parece que a los adultos nos gusta mucho utilizar la siguiente frase cuando hablamos de nuestros jóvenes: “míralos, ya están otra vez con la dichosa maquinita”. Pues en la mayoría de los casos lo que están haciendo es descubrir el mundo y a ellos mismos. Lo que están haciendo es aprender y ni siquiera nos necesitan. ¿Qué papel jugamos entonces los docentes? Pues tenemos que acompañarlos en todo momento porque los estamos dejando solos haciendo una de las cosas que más les gusta y a lo que dedican mucho tiempo. Tenemos que ayudarles a acceder a los mejores recursos y contenidos, a distribuir el tiempo adecuadamente, a mantener vivos los mejores valores y a desarrollar una gran capacidad de relación y empatía. Y siempre con ellos. Tengo la fortuna de desarrollar mi actividad profesional en NovaSchool Añoreta y allí, desde muy temprana edad, cada alumno tiene asignado un portátil que le ayuda a seguir las clases y a realizar las actividades que se le encomiendan. Es un regalo para un profesor poder disponer de estos recursos porque está más que demostrado que las metodologías y estrategias de enseñanza más innovadoras y eficientes (el aprendizaje colaborativo, el flipped classroom, la gamificación o el visual thinking) se apoyan en las nuevas tecnologías para ser más significativas. Ahora bien, las TIC´s no sustituyen al deporte en el pabellón o en el patio, al concierto de música en el salón de actos o al seminario de convivencia de fin de semana. No se trata de una lucha entre dos tendencias, se trata usar las nuevas tecnologías como un medio más, no como un fin.

Algo que estoy empezando a utilizar como un canal más de comunicación con mis alumnos son las redes sociales, y mi sorpresa está siendo mayúscula. Me está permitiendo conocer aspectos de la personalidad de los alumnos que en años no había sido capaz de detectar en el aula, y además me está ayudando a generar relaciones de complicidad que me permiten ser más eficiente y significativo a la hora de enseñar. Y encima estoy aprendiendo una barbaridad de ellos.

Belén Jurado y Ángel Sánchez en la última edición de Edufinet Congress


Hemos trabajado juntos en un Curso para proporcionar herramientas y conocimientos pedagógicos para formadores no docentes, todos profesionales de su ámbito. Un proyecto de Unicaja BancoFundación Unicaja dentro de su iniciativa Edufinet. ¿Cuéntame tu experiencia en esta iniciativa?

 

Ha sido todo un regalo para mí esta magnífica iniciativa. El poder compartir experiencias, ideas y reflexiones sobre innovación pedagógica con profesionales contrastados en otros ámbitos ha sido muy gratificante, a la vez que exigente. Y seguro que me ha hecho mejor profesional y mejor persona. Como siempre digo a mis discentes, al final acabo aprendiendo yo más que ellos, y este grupo que he encontrado en ESESA IMF es inmejorable, y les doy las gracias a cada uno de ellos.

He descubierto algo nuevo y es que la mejora del sistema educación es algo que nos incumbe e incluye a todos. Si no somos docentes, somos padres, tíos, sobrinos o hijos, y un futuro sostenible nos preocupa y nos ocupa a todos por igual.

Al compartir metodologías de enseñanza con profesionales que no son docentes, pero que actúan con píldoras formativas sobre educación financiera en institutos, me he dado cuenta de la importancia de su labor. Se trata de voluntarios que quieren compartir con jóvenes experiencias del mundo real para que así puedan entender mejor conceptos puramente financieros. Es justamente lo que necesitan los jóvenes, conexión de lo que aprenden con sus propias vidas.

No puedo dejar pasar la ocasión para felicitar a ESESA IMFUnicaja Banco y Fundación Unicaja por entender que la iniciativa Edufinet es tremendamente importante y trascendente para la formación financiera de los jóvenes, hasta el punto de que ha puesto en marcha este curso de acreditación para formadores. 

 

Ángel ¿qué quieres ser de mayor?

El caso es que sigo queriendo ser piloto de aviones, ser futbolista, ser todo lo que he sido y todo lo que soy.  Aunque lo bueno de todo esto es que no se qué seré mañana. Sigo teniendo muchas ilusiones, espero estar siendo un buen padre para mis hijos, espero estar siendo un buen profesor para mis alumnos, espero estar siendo un buen amigo para mis amigos, espero estar siendo un buen compañero para mis compañeros. A todos ellos les debo mucho, pero aún creo que tengo todo por hacer y mucho que aprender. Como al principio de la entrevista te comentaba, en los momentos de transformación es cuando más pleno e intenso me siento, y justamente me encuentro en uno de esos momentos.

Ahora que lo pienso un poco mejor, de mayor quiero ser como tú.

¡GRACIAS POR TANTO!