La importancia de la Fiscalidad Internacional: más cercana de lo que creemos

18 de octubre de 2017

Compartir:
  • Fb
  • Tw
  • in
  • G+

Seguramente la mayoría de los lectores estén de acuerdo en que vivimos en una economía global, en medio de un ambiente de constantes cambios, cada vez más impregnado de un componente internacional.

Baste recordar que, en la provincia de Málaga, las exportaciones llevan un crecimiento del 37% este año, sobre una cifra de casi dos mil millones de euros de exportaciones efectuadas el año pasado.

Además, cada vez nos resultan más cercanos los casos de personas que se desplazan al extranjero para trabajar, ya sea de forma permanente, o bien para trabajos puntuales.

Hemos puesto unos ejemplos muy reconocibles, en los que el componente internacional es evidente, y en los que el conocimiento de la fiscalidad internacional y de su aplicación es un herramienta de obligado uso que, además, puede proporcionar relevantes ahorros fiscales -en este sentido, se podría analizar en qué casos al trabajador de nuestro ejemplo le resultaría de aplicación una exención muy relevante en el ámbito de su imposición personal por los trabajos realizados en el extranjero.-

La internacionalización de la empresa española, en general, y de la malagueña en particular, es una realidad, y aquí de nuevo la fiscalidad internacional resulta de vital importancia: ¿cómo implantarme en el extranjero para desarrollar mi actividad empresarial? ¿con una sucursal? ¿a través de un establecimiento permanente? ¿mediante una filial? ¿cómo entran en juego los convenios para evitar la doble imposición en esta operativa? ¿Qué impacto fiscal tendría una posible desinversión? Cuestiones todas estas, y otras, para las que la respuesta está en las herramientas proporcionadas por la fiscalidad internacional.

Es por ello que desde ESESA se apuesta por una formación específica en esta materia, que puede ser el complemento perfecto para los que cursaron el Máster de Asesoría Fiscal, así como una buena oportunidad para aquellos otros que se acerquen por primera vez a la fiscalidad internacional, y resultar de utilidad para los que, ya en el ámbito de la empresa, se enfrenten a cuestiones en las que la tributación internacional esté presente, o bien se dediquen al asesoramiento a contribuyentes que no sean residentes fiscales en España.

El enfoque del curso es eminentemente práctico. Partiendo del análisis de los conceptos básicos de la fiscalidad internacional, se abordarán, a continuación, cuestiones como la fiscalidad del trabajador desplazado al extranjero, o bien de aquellos no residentes que viene a trabajar a nuestro país, así como las alternativas, y escenarios, existentes para realizar una actividad económica en el extranjero, o la forma en que se aplican los convenios internacionales para evitar la doble imposición, por citar algunos de los puntos a tratar.

Y todo desde una visión práctica, desde el primer momento, explicando los distintos conceptos sobre la base de casos y extraídos de supuestos reales, de forma que sea un curso dinámico en el que la participación del alumno será más que bienvenida.

Es por ello que consideramos que la realización de este curso puede resultar muy enriquecedora para todos, empezando por el que escribe.

 

Joaquín López Avellaneda.

Abogado en la oficina de Málaga del Área Fiscal de Martínez-Echevarría Abogados.

Director académico del Curso Intensivo en Fiscalidad Internacional.