"Ante un problema siempre se abre la ventana de la oportunidad" por Francisco Barrionuevo, CEO de Novaschool

29 de mayo de 2020

Compartir:
  • Fb
  • Tw
  • in
  • G+

Organizado por ESESA IMF, esta semana ha tenido lugar el webinar “Plan de continuidad frente al COVID-19” en el que Francisco Barrionuevo, CEO de Novaschool y profesor del Máster en Administración y Dirección de Empresas de la escuela de negocios, ha profundizado en las medidas a tener en cuenta para afrontar el nuevo escenario que se plantea tras la pandemia.

En su exposición, Barrionuevo ha recordado que “si bien no se puede prever ni controlar de antemano un fenómeno de pandemia sí podemos controlar el impacto que ese nuevo escenario puede provocar en la empresa que dirigimos. En ese sentido reaccionar de forma oportuna y lo más rápido posible es un facto clave”. En este sentido, tomar decisiones rápidas y secuenciales y disponer de canales efectivos para la comunicación de tales medidas es una de las conclusiones en las que ha derivado la jornada.

Otra de las cuestiones sobre las que el ponente ha hecho hincapié durante toda su intervención ha sido en el papel del líder. “Los líderes no pueden dejar llevar por el desánimo y menos aún por el pánico. Deben insuflar ánimo y rezumar optimismo. La desesperación y el miedo son malas compañeras de viaje. La actitud deber ser: ante un problema siempre se abre la ventana de la oportunidad”, señalaba Barrionuevo.

Como indicaba el título de su charla, el eje principal de su exposición se ha basado en la necesidad por parte de las empresas de desarrollar un plan de acción que contenga acciones concretas que minimicen el impacto en la “triple” cuenta de resultados social, económica y medioambiental.

Durante el evento, el CEO de Novaschool no sólo ha compartido con el más de medio centenar de participantes los objetivos que ha de tener el plan de continuidad, sino que, además, ha desgranado algunas de las medidas que desde su empresa se están desarrollando.

Objetivos y medidas del Plan de Continuidad

Según el profesor Barrionuevo los objetivos deben ser los siguientes:

  • Minimizar el impacto económico, financiero y reputacional.
  • Adaptar el porfolio de productos y servicios a la nueva situación.
  • En el caso de que sea imposible mantener la actividad de la empresa, llevar a cabo acciones preparatorias para así dejar el motor de la empresa a ralentí.
  • Proteger la empresa en todas sus dimensiones y planos (seguridad, legal, social, reputacional, etc).
  • Cumplir en la medida de lo posible con las obligaciones contractuales (o en su defecto pactar/negociar otras nuevas).
  • Comunicar los nuevos términos y condiciones para así ajustar las expectativas de todos los stakeholder.
  • Mantener el nivel de servicio en los límites definidos.
  • Realizar estimaciones sobre los diferentes escenarios. Sé realista.
  • Desarrollar medidas paliativas ante los problemas que van surgiendo.
  • Evitar parar la actividad de la empresa o de algún área que puede y debe funcionar a toda máquina.


En cuanto a las medidas compartidas con los participantes, Barrionuevo ha diferenciado entre las medidas a desarrollar desde el punto de vista emocional tales como gestionar la ansiedad y el miedo en el equipo, ajustar la plantilla a la situación, implantar medidas lo menos traumáticas posibles y estrechar vínculos con clientes y empleados; desde la visión económico financiera, Barrionuevo aboga por reducir las superfluidades, renegociar con proveedores las condiciones de los contratos, aplazar inversiones comprometidas, maximizar la caja disponible, congelar los presupuestos de marketing y publicidad, aprovechar las líneas ICO y la financiación disponible, o analizar los departamentos de la empresa para ver cuáles pueden desarrollar su labor mediante teletrabajo, entre otras medidas.

 

Si no pudiste asistir y deseas ver el seminario completo puedes hacerlo AQUÍ: